FUSCA: Antigua tierra de dioses, hoy territorio de nadie

4927
3
‫Compartir

La vereda la denominaron Fusca, o tierra rodeada de arboles en lengua muisca, tal vez por eso hoy la mayoría de su territorio fue declarado reserva forestal, sin embargo hay dos canteras en plena actividad; tiene ocho conjuntos y un centro poblado. No tiene alcantarillado, ni puesto de salud, ni zonas de recreación. A pesar de esto, en ella se asientan siete restaurantes, dos reposterías, cinco centros para eventos, quince empresas, tres gasolineras, dos clubes, cuatro sitios turísticos, diez colegios y cinco universidades. Descubramos Fusca.

Mapa de la división política de Cundinamarca en quince provincias

Cundinamarca y sus quince Provincias. En azul claro, la provincia de Sabana Centro

Cundinamarca y sus quince Provincias. En amarillo al centro, la provincia de Sabana Centro

Cundinamarca está dividida políticamente en 15 provincias, una de ellas es Sabana Centro, resaltada en el mapa (imagen 01), y compuesta por 11 municipios, los cuales en su orden son: Cajicá, Chía, Cogua, Cota, Gachancipá, Nemocón, Sopó, Tabio, Tenjo, Tocancipá y Zipaquirá. De estos municipios, Zipaquirá es la cabecera municipal.

Chía, por su parte, se divide políticamente en 9 veredas y la zona urbana. Las veredas son: Bojacá, Cerca de Piedra, Fagua, Fonquetá, Fusca, La Balsa, Samaria, Tíquiza y Yerbabuena, localizadas como se aprecia en el mapa (imagen 02).

En este orden de ideas, la primera vereda que encontramos viniendo de Bogotá es Fusca, ubicada sobre el kilómetro 20 de la autopista Norte. Se extiende desde unos 100 metros antes del peaje de los Andes en la autopista, hasta la entrada a Yerbabuena, al norte. Y desde la cuchilla de los cerros orientales hasta el río Bogotá, al occidente.

Geografía

Fusca tiene un área de 1.452.39 hectáreas y un perímetro de 22.342.36 km, es decir, que después de Yerbabuena es la vereda más grande del municipio. Limita al norte con Yerbabuena; al sur, con Bogotá D.C.; al oriente, con La Calera, y al occidente, con el río Bogotá.

Aunque hay que aclarar que los límites oficiales no están establecidos, la vereda se levanta en el pie de monte a la altura de la calle 247 sobre la carrera 7ª y se extiende sobre la sabana hasta el río Bogotá.

Tiene una población estimada en 500 habitantes que residen allí y una población flotante de unas 15 mil personas diarias. Sus fuentes hídricas son el río Bogotá y la quebrada de Fusca, que baña la vereda por el oriente y le proporciona agua al grueso de los habitantes del centro poblado. Su orografía está constituida por los cerros orientales, donde se destaca el cerro de Fusca.

La vereda es atravesada de sur a norte por dos vías en doble sentido, La autopista Norte, con sus ocho carriles, y la carrera 7ª con dos carriles.

Caracterización

La vereda se caracteriza por una zona residencial de alto estrato, localizada en la zona oriental de la carrera 7ª, en pequeños conjuntos cerrados. En la parte occidental de la 7ª se encuentra el centro poblado, donde se concentra la mayoría de residentes raizales y primeros colonos, así como restaurantes y colegios de la zona.

En la Autopista Norte se localizan, por su parte, colegios, universidades, clubes, empresas, pequeños comercios, gasolineras, un supermercado y una clínica

Sobre la 7ª, la vereda está dividida en tres sectores: Torca, que va desde el límite con Bogotá hasta el peaje; Torquita, desde el peaje hasta lo que fueron las instalaciones de Sofasa, y La Caro, desde este punto hasta la entrada a Yerbabuena. En todo el territorio hay dos juntas de acción comunal, dirigidas por Lola Laverde una, y la otra por Miguel Ángel Guijo.

 

PROBLEMÁTICA:

Devinorte

La vereda cuenta con tres puestos de peaje, todos de la concesión Devinorte. El más grande es el peaje de los Andes, ubicado sobre la autopista en sentido sur-norte; el segundo sobre la 7ª, ubicado en el sentido sur-norte, y el tercero es una caseta que se encuentra al costado oriental de la autopista, pasando el peaje, y recibe a los residentes que desde la 7ª bajan a la autopista para dirigirse a Chía, al médico, a hacer sus compras, a cumplir con sus obligaciones religiosas o sencillamente a comprar el pan, y quieren llevar su carro. Esos desafortunados chías deben pagar para lo que sea que quieran hacer $7.200 de peaje.

Devinorte ha fracturado, durante los 15 años de concesión, la relación de vida que tienen los pobladores de esta vereda con el municipio, porque ni la concesión, ni los alcaldes, ni los concejales, ni los diputados, ni los gobernadores, se han preocupado a lo largo de estos tres lustros por generar unos sistemas, unas políticas o simplemente otra concesión que le permita a la población del lugar circular, con libertad y sin costos adicionales, por cualquier parte de su municipio.

Gracias al peaje los residentes de Fusca no tienen servicio de transporte urbano sobre la 7ª, toda vez que no es rentable para ninguna empresa de transporte hacer esta ruta rural con un peaje tan oneroso. Ni siquiera el transporte escolar de los colegios oficiales cumple con el servicio a cabalidad, ya que a los estudiantes que habitan en el sector de Torca, o sea del peaje hacia Bogotá, son dejados en el peaje y el resto del trayecto lo deben hacer a pie, porque ni siquiera los buces escolares del municipio están exentos de este impuesto.

También debido a la concesión Devinorte, que es la encargada del mantenimiento de las vías, bermas y alrededores, la vereda no tiene andenes ni ciclorruta sobre la 7ª, donde todos pagamos peaje, pero el peatón por allí no tiene derecho a transitar, y frente a esto los gobernantes de los últimos 15 años tampoco han hecho ni exigido nada.

El peatonal:

Otra grave situación que afronta esta comunidad es “la ruleta de la muerte”, o sea el cruce que a diario deben hacer niños, jóvenes y adultos para atravesar los ocho carriles de la autopista en las más precarias condiciones, lo que ha terminado por generar decenas de muertos y heridos en esta “ruleta de la muerte”, que tampoco mueve a los gobernantes a solicitar un puente peatonal más cerca de los residentes y las universidades.

Explotación minera de gravilla:

 

Sobre la carrera 7ª, y en medio de costosos conjuntos sobre los cerros orientales, declarados zonas de reserva forestal, se encuentra asentada una explotación minera: la Compañía de Trabajos Urbanos (CTU), que extrae gravilla y produce asfalto.

Con su extracción esta mina se ha devorado montaña y media hacia el fondo y ahora, según dicen los vecinos, las autoridades ambientales quieren recuperarla con escombros. De otra parte, la fabricación de asfalto, a través de la quema en hornos, produce un humo contaminante que impacta con su olor todo el vecindario, humo que nuevamente está saliendo negro, porque no le cambian los filtros a las chimeneas y no hay autoridad que vigile.

A esta vieja explotación se suma la resurrección de la mina Bella Escocia, una cantera que salió de un largo sueño hace unos meses y que pese a que la CAR y las autoridades ambientales se nieguen aceptarlo, los residentes, las juntas de acción comunal y los colegios de los alrededores tienen pruebas que demuestran los estallidos con dinamita, método salvaje y prohibido en la explotación minera.

Pese a lo que sucede no hay mayores acciones de las autoridades ambientales y municipales para frenarlas en sectores que, gracias a estas mismas autoridades, se han convertido en densas zonas residenciales, en total contradicción e inoperancia para el municipio y la vereda de Fusca en particular.

La seguridad:

A estas perlas hay que agregarle el flagelo por excelencia de la seguridad. Al igual que sucede con el transporte público, el transporte policivo tampoco se acerca a Fusca, porque allí cobran el peaje, por eso no hay quién patrulle ni vigile.

Los robos, los atracos y las violaciones a residentes, estudiantes y trabajadores de la vereda son regulares en el separador verde y enmontado de la autopista, escondite perfecto para que cualquier ladrón o pervertido pueda hacer sus fechorías, sin mayor esfuerzo, porque no existe policía en el sector.

Lo que hay que rescatar

En la actualidad, sobre la Carretera Central del Norte, también llamada Paseo del Libertador y conocida por todos como la carrera 7ª, se extiende desde la calle 247 hasta Yerbabuena, un corredor gastronómico con atractivos restaurantes, numerosas casas para eventos y deliciosos lugares para saborear un postre.

Fusca, y en particular sus cerros orientales, constituye un importante centro de reliquias de culturas antiguas, porque en sus montañas se encuentran numerosos monolitos con pinturas rupestres, como es el caso de la ya famosa “Piedra del Indio”, dibujada en tonos rojo y ocre. Debido a su importancia fue declarada Patrimonio Arqueológico y Cultural, sin embargo, poca gente tiene acceso porque está ubicada en propiedad privada, a escasos metros de la explotación minera de la CTU.

Sucede lo mismo con la “Piedra de Fusca”, otro monolito con dibujos rupestres ubicado en propiedad privada. Pero está la Hacienda Fusca, un lugar digno de conocer. Es una casa de eventos cuidadosamente conservada y que se caracteriza porque en ella pernoctaba Bolívar en sus viajes a Tunja, durante su campaña libertadora.

Empresas:

Devinorte, Series, Embotelladora Capri Ltda, Praco Didacol, Unicoc, CHB Ingenieros, Tracto Germana, Mc Callister, Concesionario Volkswagen, Cuernavaca; Estaciones de servicio Mobil, Esso y Texaco, Compañía de Trabajos Urbanos, Yazaki Ciemel S.A, Rumbos Súper sandwiches.

Conjuntos residenciales:

Tundama, Tierra Alta, Altos de Fusca, La Morea, El Portal de Fusca, Altos de Hicata, San Jacinto.

Restaurantes:

Restaurante Jack, El Pórtico, El Corral, El portal de Fusca, Sol y Luna, Stop and Go, Tiguer Marker

Postres:

Endulza tu paseo, Mi Dulce Compañía

Sitios de eventos:

HACIENDA FUSCA copia

Caferro, Común y Silvestre, Aguapanelas Internacional, Centro de Eventos Autopista Norte, Castillo Marroquín. En la foto la Hacienda Fusca

Supermercados:

Olímpica

Clínicas:

Clínica Universidad de La Sabana

Sitios turísticos:

Puente El Común

Colegios privados:

Agustín Nieto Caballero, Fundación Colombia, Rochester, Fontán, Hontanar

Bertrand Rusell, Jorbalán, María Ángela

Colegios oficiales:

La Caro I, Instituto Educativo Fusca

Universidades:

Sobre la Autopista: El Bosque, Taller 5, Unicoc, Unad;

Sobre la Séptima: La Católica

Explotaciones mineras:

Compañía de Trabajos Urbanos (CTU)

Nueva Escocia.

Envíanos tus aportes, información, fotografías, historias, el nombre de una empresa, colegio o restaurante que nos falte. Ayúdanos a construir la memoria de Fusca.

 

 

 

 

 

‫Compartir

3 comments

  1. Patricia Mejía 20 julio, 2015 at 17:13 Responder

    Buenas tardes, me gustó mucho el informe sobre Fusca pero no entiendo por qué no mencionan las especies de
    fauna que se encuentran allí incluso muchas es vía de extinción tengo conocimiento porque un familiar vive en Portal de Fusca y me ha comentado incluso en su jardín siempre encuentran huecos hechos por una especie de oso hormiguero pero no es uno de ellos es otra especie.
    Sería bueno que le añadieran también este tema.

  2. Edith Brbosa Sanchez 20 octubre, 2015 at 12:56 Responder

    Una vereda de Chía, que debemos proteger,cuidar y apoyar a su comunidad, porque como podemos ver es una zona hermosa llena de armonía natural, y con algunos inconvenientes en su comunidad, nada que no se pueda resolver.

  3. Caleb Mendoza 28 enero, 2016 at 11:06 Responder

    Buen día,

    Creo que se podría hacer un buen reporte de investigación e información para que la gobernación o algún ente de control tome acción sobre tan increíble territorio, pueden evaluar la zona y ver cual es la participación y programas que tiene cada empresa en la zona. Cuidemos el planeta!

Deja un comentario