La visita del Santo Padre a Colombia será un momento de gracia y alegría

285
0
‫Compartir

La presencia del Papa en Colombia no se va a enmarcar como un “acontecimiento político”, sino como un hecho pastoral y evangelizador. Los Obispos de Colombia no permitirán que se manipule la visita como plataforma política o ideológica de ningún movimiento social.

La Conferencia Episcopal reitera: esta es una visita pastoral

El padre Juan Álvaro Zapata Torres, secretario adjunto de la Conferencia Episcopal de Colombia, dijo que “desde el día en que fue confirmada la visita del Papa Francisco a Colombia este año, muchos expresaron su alegría y esperanza por lo que su presencia puede generar en el país. No obstante, un menor grupo de personas interpretaron este acontecimiento como un hecho político y comenzaron a generar una sombra de duda frente a la llegada del Santo Padre. Ante este hecho vale la pena recordar e insistir algunos criterios pastorales que van a orientar este acontecimiento para nuestra patria”

En su misiva reiterativa, el padre Zapata, del comité organizador de la visita, manifestó también que “la presencia del Papa en Colombia no se va a enmarcar como un “acontecimiento político”, sino como un hecho pastoral y evangelizador. Desde el principio los Obispos de Colombia han tenido el firme propósito de no permitir ninguna forma de manipulación, que desee utilizar la visita con fines propagandísticos o como plataforma política e ideológica de ningún movimiento social. Tampoco como excusa para privilegiar algún sector de la sociedad o hacer visibles propuestas sociales de algún grupo en particular”.

“La visita del Santo Padre a Colombia será un momento de gracia y alegría, para dar el primer paso y volver a reencontrar al otro, dejando atrás las rencillas y los odios que tengamos con familiares, amigos o vecinos, que volvamos a creer en nosotros mismos y que le apostemos a la construcción de un país mejor y hermanado”, dice, entre otras cosas.

La radio Católica en América Latina

Hace 3 años la Conferencia Episcopal Latinoamericana, aseguró que en América Latina existen alrededor 3 mil radios católicas, no solamente en el sistema tradicional sino online. Hoy, este número puede llegar a las 5 mil.

Los países con mayor número de radios son Brasil, Argentina, Colombia, Venezuela y Ecuador. “El bajo costo de inversión y operación ha motivado cada vez más la participación de laicos en la operación y conducción de programas, lo que ha sido uno de los factores para el crecimiento numérico de emisoras católicas. Las estaciones de radio católicas poseen una programación muy diversificada, ofreciendo programas de oración, adoración, recitación del rosario, entrevistas, música y catequesis, dijo Gaudium Press.

La bebida del papa

Sin lugar a dudas es el mate. Esta bebida, cuyo nombre en latín es Ilex paraguariensis se prepara con la llamada yerba mate, yerba de los jesuitas o yerba del Paraguay; y la costumbre se remonta a la época precolombina.

Los jesuitas fueron quienes difundieron el consumo de la yerba mate al exportarla, tanto así que fue conocida como el “té de los jesuitas”.

Las hojas de yerba mate (Ilex paraguariensis) proviene del árbol que crece en el norte de Argentina, Paraguay, Uruguay y el sur de Brasil debido a la alta temperatura y la humedad.

La yerba produce un efecto estimulante similar a la cafeína. Reduce el colesterol “malo” (LDL) e incrementa el colesterol “bueno” o HDL. Contiene vitaminas B1, B2, B3, B5, C, E, hierro, magnesio, potasio y varios aminoácidos.

El papa Francisco un pastor con olor a oveja

Una anécdota salió a relucir en la entrevista que Édgar Hozzman le hiciera a Néstor Pongutá, el corresponsal con más de 20 años de experiencia en cubrimientos de información de la Iglesia, el papa Francisco y la Santa Sede.

Cuando le preguntó: Néstor, ¿Qué entienden cuando dice el Pontífice que hay que ser pastor con olor a oveja? El periodista comentó: “Esto lo ha demostrado Jorge Bergoglio con su actitud de ir entre la gente, pero ojo, hay que tener claro  que al papa Francisco le gusta estar en medio de la gente, pero no en el centro.  El Papa es una persona que quiere sentir el dolor de las personas y quiere sentir también la alegría, pero sobre todo, los dramas de los que se sienten que nadie los escucha y  hacerles ver que no están solos.

Una fiesta de ferragosto

“Recuerdo –señala Pongutá–que en una oportunidad a mediados de agosto el Papa estaba dando una pequeña vuelta en su coche por la plaza de San Pedro y le preguntó a su acompañante:¿Porque hay tan pocos fieles por estos días? Su acompañante le  respondió: “porque  son las fiestas de Ferragosto  y una gran mayoría se va  al mar”.

Luego vio que muchas personas y habitantes de la calle estaban allí, solos y le volvió a interrogar: ¿Y por qué ellos  no están en el mar? Su interlocutor le respondió que eso costaba dinero y por eso no podían ir al mar.  El Santo padre le dijo bueno ¿yo creo que tenemos algo de lo que nos han donado últimamente cierto?  Así que lo encargo a usted que consiga un autobús que consiga vestidos de baño nuevos limpios y dignos y que a los niños les consigan juguetes para jueguen con la arena,  que tengan flotadores,  lleven música,  pizza que tengan bebidas jugos agua y mañana usted se va encargar de que todos estas personas tengan un día de mar.

Actitudes como esta  no registran los medios  son las que demuestran la verdadera grandeza del papa Francisco quien en pequeños gestos demuestra que nadie puede ser considerado un descartado.

Cada sacerdote debe atender a 3.091 feligreses

Según informan el Anuario Pontificio de 2017 y el Annuarium Statisticum Ecclesiae 2015,  el promedio para la atención de los fieles católicos, la estadística indica que a cada sacerdote corresponden 3.091 seglares, cuando que en 2010 eran 2.900. Particular atención merece la situación en América, donde ese promedio supera las 5.000 personas. Por otra parte, la presencia sacerdotal se debilita en Europa, aunque la ratio sea más baja que en los otros continentes: 1.595 católicos por sacerdote. La situación es diversa en Asia, donde mejora la carga pastoral de los presbíteros: de 2.269 a 2.185 católicos por sacerdote, y es estable en África, con un índice de alrededor de 5.000 bautizados por cada sacerdote.

 

‫Compartir

Deja un comentario