Recuerdo del más grande: Fernando González Pacheco-Castro

29
0
‫Compartir

Este 13 de septiembre estaría cumpliendo 86 años. Fue el animador más popular de la televisión colombiana. Más de 40 años en primer lugar. Aplaudido. Con infinidad de calificativos: Excelente persona. Mejor amigo. Consejero e inolvidable personaje.

| Por Guillermo Romero Salamanca | Espectáculos |
 El 13 de septiembre de 1996, la revista Viernes Cultural llegaba a su edición 666 y se hizo un especial con motivo del cumpleaños número 64 de Pacheco.

Esta fue la nota principal de esa edición.

Fernando González Pacheco: ENTRE UN TINTO Y TRES MANÍES

Por Guillermo Romero Salamanca

Justo a las diez de la mañana, Fernando González Pacheco Castro toma sus medias nueves. Con puntualidad inglesa, doña María Inés de Triana asciende hasta el tercer piso del edificio de Coestrellas para llevarle un tibio consumé. Acto seguido el popular animador arroja al pocillo 125 granos de maní. La menudita mujer encargada del departamento de caldos y tintos ve con asombro la extraña mezcla y se aleja silenciosamente.

–¡¡¡María Inés!!!, grita el animador.

–¿Señor?, alcanza a responder.

–Una cuchara.

–Ya se la traigo.

Y si a Pacheco normalmente no se le entiende, cuando está comiendo su caldo con maní, menos. Es necesario esperar 12 minutos y treinta segundos para comenzar un diálogo razonable.

La mano derecha de Pacheco, Luz Mery Garavito, su secretaria, se encuentra precisamente a su lado izquierdo. La oficina del personaje más popular de Colombia está adornada con fotografías, trofeos y decenas de condecoraciones y placas. En cubículo de Luz Mery cuenta con retratos del animador con decenas de figuras.

El Escritorio de Pacheco es grande. Hay unos cuantos papeles, una réplica de una pistola antigua, un inodoro de adorno y una foto de Pacheco con su padre.

–¿Qgyuiiere tinghto?, pregunta.

–Gracias, Uno doble.

Pacheco está ahora de vacaciones. Luego de su retiro de presentador del noticiero RCN 7:30 se dedica a cuidar sus loros, sus perros san Bernardo, acompaña a su convaleciente esposa, Liliana Grois, quien hace dos semanas sufrió una fractura; le hace trampa a Gustavo Pizarro jugando generala y atiende las citas del director Aurelio Valcárcel para un nuevo programa de concurso ¿Quiere cacao?

Hoy viernes 13 de septiembre Pacheco arriba a su cumpleaños número 64. Los colombianos, a lo largo de cuatro décadas lo han visto en multitud de programas. Ni él mismo sabe cuántos ha hecho. Lo han visto en Uno más uno tres, Cabeza y Cola, Pacheco insólito, en Teletones, noticieros, plazas de toros, cuadriláteros de boxeo, bazares, conciertos, verbenas populares…

–Realmente, ¿qué lo hace feliz?

–…(suspira) Mire: al ver a tanta gente sufrir es muy difícil quejarse. A mí me ha ido muy bien en la vida. Gozo de buena salud. El público ha sido agradecido…

–¿Usted qué opina del deseo del Defensor del Pueblo de ligarle las trompas a las trabajadoras sexuales?

–Yo creo que ha sido mal interpretado. Tal vez no supo explicarlo bien. La maternidad es una cuestión muy seria y no sólo se refiere a las trabajadoras sexuales sino a todo el mundo, a mujeres y hombres por igual. Debe existir responsabilidad para tener hijos.

¿QUIERE CACAO?

Tal vez a la media hora de renunciar como presentador del noticiero RCN 7:30 recibió una llamada de RTI TV para ofrecerle un nuevo programa. Era volver a su antigua casa, a la empresa de don Fernando Gómez Agudelo (q.e.p.d.). Aurelio Valcárcel, el director de La viuda de Blanco comenzó a cranear un concurso para Pacheco.

“Metámosle lo más moderno en tecnología”, dijo Aurelio. Y entonces comenzó a escudriñar libros sobre efectos y a conseguir catálogos de nuevos equipos. “Será un programa de realidad virtual”, sentenció. Después de decenas de propuestas resultó el nombre: ¿Quiere cacao?

“Una vaina sí es necesario aclarar –dice ahora el animador—de una vez por todas. No va a ser el retorno de Animalandia ni el cuentico del loro. Claro está, tendré un animalito hecho por computador y desde luego, muchas, pero muchísimas modelos.

“Estoy muy ilusionado con el concurso. Tiene mucho de Compre la orquesta, de El programa del millón y de Sabariedades. Serán 5 concursos en un ahora. Se grabará en dos estudios simultáneamente y tendrá los mejores premios”, comenta mientras desbarata un clip y lo hace girar entre sus pecosos dedos.

–¿Qguiefre pffmani?

–Gracias.

“No se trata de un Juego de la Oca. Los participantes sólo deben saber leer. Sencillo. Tirao. Yo iré vestido de esmoquin y los artistas invitados llevarán trajes especiales”, explicó.

“NO SOY HOMOSEXUAL”

–Bueno, Pacheco y ¿cómo está la popularidad?, ¿Qué tal el índice de autógrafos?

–Es una cuestión bien curiosa. El otro día estuve en El Campín en la inauguración de las Olimpiadas de los niños Discapacitados. Me tocó al lado de Gu Ecker, del elenco de Pies a cabeza y de Higuita. Claro, los autógrafos más solicitados fueron los de los galanes, pero la gritería nos la llevamos Higuita y yo. Sigo teniendo gran acogida entre los niños. Todavía hablan de Animalandia. Creo que los padres de los infantes de ahora les habrán hablado de ese programa. En Bogotá la gente está acostumbrada a verlo a uno por ahí, en otras poblaciones la cuestión cambia. Algo sí es seguro: cuando uno llega a un aeropuerto, con el primero que inicie la petición de autógrafos, con ese basta, se viene una nube de gente y en cualquier papelito quiere una firma.

–¿Pero, le dan celos porque a otras figuras se le acerquen ahora más que a usted?

–Nooooo. Ya no me desvelo por eso.

–A usted le han endilgado cualquier cantidad de historias y de versiones como, por ejemplo, que posee moteles y casas de citas. ¿De todo esto qué es lo que más rabia le ha dado?

–Yo no sé quien se inventa esas historias, pero sí me embejuca que digan que soy homosexual. Obviamente, no lo soy. Eso me da rabia. A los personajes de la televisión nos pasa lo mismo que a las azafatas. La gente cree que las fiestas con ella o con nosotros son una tremenda rumba con infinidad de desviaciones… ¡y no! A las aeromozas y a los artistas nos han calumniado frecuentemente. Yo no hago vida social. Nunca voy a un coctel. No me gusta exhibirme. Quizá por eso cuando salgo de la plaza de toros y me voy para el hotel, algunos #$%&%/ se imaginan otras cosas.

—-¿Qguiefre pffmani?

–Gracias.

Si algo han visto los colombianos es su arrojo. No es sencillo lanzarse desde un avión con un paracaídas mal empacado, ni colarse al frente de un lanzador de cuchillo, ni aprestarse a recibir un golpe de una vaquilla, ni esperar patadas de pésimos jugadores de fútbol, ni subirse a un cuadrilátero a esperar golpes de un contrario. “Yo soy un fatalista total. Una vez estábamos esquiando en la represa del Siga y nos soltamos de la lancha. Mientras fueron a recoger a los otros, yo me quedé recibiendo el frío, y, claro, cuando me sacaron se asustaron porque yo estaba morado. Ahí mismo llamaron una ambulancia y me llevaron para la Clínica Shaio y el médico nos comentó la cantidad de errores que se habían cometido…Ahí la vi cerquita. Nadie más supo de eso.

–¿Y cuándo fue eso?

–¡¡¡Luz Mery!!!, ¿cuándo fue esa vaina?

–Hace como diez años, responde su secretaria de los últimos 21 años.

–¿Diez años?

–Siii. Como diez años.

–¡Ay juelita! Cómo pasa el tiempo.

–Pacheco, ¿por qué se come las uñas?

–Yo no me como las uñas, las muerdo. Es quizá uno de los vicios más terribles para quitarme. Ya no me quedan sino dos dedos. Yo creo que quienes hacemos esto, lo hacemos por egoísmo. Pero la verdad, nunca le ha dado importancia a si se ve feo o no. Yo visto caro, pero terriblemente mal. He sido calificado muchas veces como el peor vestido, pero eso me tiene sin cuidado.

–¿A esas alturas de la vida, ¿qué es el amor?

-Hummmm. Es una palabra muy devaluada. La gente dice que hace falta amor, pero si ni siquiera hablan con el vecino, cuando uno sale en el carro está mirando para todos los lados esquivando carros y líos.  Con el amor pasa lo mismo que con la paloma de la paz.

–¿Cuál es su número de chance?

–No juego loterías ni chance. Me parecería terrible ganarme una lotería, además sería injusto. La gente diría: “¡Qué tal la de Pacheco, fuera de todo, se gana el mayor!”. Yo juego generala con un grupito de amigos, donde puedo hacer trampa, apostar unas cervezas, pero nada más. Además, es un oasis para no hablar de trabajo, ni de política.

–¿Haría una cita con Pacheco?

–No me gustaría hablar de mí. No poso ni de buen mozo ni de culto. Soy un pésimo lector.

–¿Cuál ha sido su secreto para la conquista?

–La discreción. De las tres o cuatro conquistas que he tenido, nunca he hablado con nadie de eso.

El maní se acabó. Doña Inés de Triana no subió más tinto y Luz Mery se acercó discretamente con una decena de invitaciones. Era el tiempo del adiós.

–Feliz cumpleaños, Pacheco.

–Lo mismo con sus 13 años y su 666 de Viernes Cultural.

UNA DEFINICIÓN PARA…

–Luz Mery Garavito, su secretaria.

–La coordinadora de toda mi vida.

–Bernardo Romero Pereiro.

–Gran amigo y maestro del oficio.

–Carlos Benjumea.

–El ser más bueno de la vida.

–Juan Harvey Caicedo.

–Un talento no aprovechado del todo.

–Ernesto Samper

–… es el hermano de uno de mis mejores amigos.

–RTI TV.

–Coestrellas y RTI son unas empresas muy humanas.

–Fernando Gómez Agudelo

–Un padre en todos los aspectos.

–RCN TV.

–Era mejor cuando era más pequeña.

–Gustavo Pizarro.

–Es uno de los hombres que más aprecio por su sentido humano.

–Rodrigo Beltrán.

–Paso…

–Carmenza Duque.

–Una gran artista con quien viví una de las etapas más felices de mi vida.

–Fantomas I, II, III.

–Los perros se parecen a su amo. Han tenido mis defectos y mis cualidades.

–Garabato, su lora.

–Una diosa encantadora.

–Germán García, el de Gegar.

–Un hombre de muchos méritos, pero muy desordenado.

–Carlos Vives.

–Admirable en todos los aspectos.

–Claudia de Colombia.

–Su temperamento y su forma de ser son difíciles, pero ha logrado superarse.

–Doña Gloria Valencia de Castaño.

–La gran compañera de mi vida.

–Periodistas del espectáculo.

–Ha habido buenos, regulares y malos.

–Revista Antena.

–Es una lástima que se haya terminado.

–La canción “Ahora seremos felices”.

–Le he tomado odio. No me imagino el día de mi muerte a 15 borrachitos cantando eso.

–Liliana Grois, su esposa.

–Es todo para mí.

–Myles Frechette.

–El mejor embajador de los Estados Unidos, pero el peor para Colombia.

–Shakira.

–La quiero con toda el alma. Una mujer de gran mérito.

–Independiente Santa Fe.

–En un tiempo era un club y un equipo de fútbol.

–Andrés Pastrana.

–Mucho mejor amigo que político.

–Amparo Grisales.

–Del otro munnnnnndo. Desde todo punto de vista.

–Jorge Valencia Rosas.

–Un estorbo muy útil.

–Margarita Rosa de Francisco.

–Una incógnita permanente.

–666

–Un número.

–Viernes Cultural.

–Magnífica.

 Revista Viernes Cultural, Edición No. 666 del 13 de septiembre de 1996.

‫Compartir

Deja un comentario