Programa de Mejoramiento de Vivienda ha beneficiado más de 640 familias en Cundinamarca

421
0
‫Compartir

El Grupo Ladrillo Verde ha entregado un millón de ladrillos avaluados en cerca de $1.000 millones, a más de dos mil seiscientas personas de Cogua, Cazucá en Soacha, Chía, Cajicá, Madrid, Zipaquirá, Suesca, Guatavita, Guachetá, Sutatausa, entre otros municipios del departamento, así como algunas localidades de Bogotá.

| Cundinamarca | Prensa Guillermo Romero | Vivienda |
 En sus cuatro años de labores, el Grupo Ladrillo Verde, ha entregado un millón de unidades, entre bloques y ladrillos, avaluados en cerca de $1.000 millones, para el Programa de Mejoramiento de Vivienda, con el cual se han beneficiado más de 640 familias de escasos recursos de más de diecisiete municipios de Cundinamarca y cuatro localidades de Bogotá.

Más de dos mil seiscientas personas de Nemocón, Zipaquirá, Chía, La Palma, Ubaté, Cajicá, Madrid, Suesca, Guatavita, Guachetá, Sutatausa, Pacho, Facatativá, La Mesa, Villa Gómez, Tausa, localidades de Bogotá como Ciudad Bolívar, Usme, Fontibón y Kennedy, pero fundamentalmente de Cogua y de Cazucá en Soacha han recibido las ayudas del Grupo Ladrillo Verde, compuesto por las ladrilleras Ovíndoli, Tablegres y Gredos.

Después de observar las condiciones en las cuales viven las familias, muchas de ellas con pisos en tierra, paredes de poli-sombras, cartones, tablas o pedazos de madera, determinamos colaborarles con un programa que les ayudara a mejorar sus condiciones de vida”, explica Luis Fernando Calle de Tablegres.

Blanca Ariza, una de las beneficiadas, manifiesta que gracias a ese apoyo logró cambiar su manera de vivir. “Yo tenía mi rancho, acá en Cazucá y vivía bajo plásticos y en malas condiciones, pero llegaron y me animaron a cambiar hasta la forma de pensar y ya hemos visto la transformación en el barrio El Progreso, habitado por desplazados, desmovilizados y todo tipo de circunstancias de violencia que ha tenido el país”, comentó.

Aunque se comenzó con ayudas para barrios de Ciudad Bolívar, después se amplió para familias campesinas –que también viven en pésimas condiciones– y en algunos de nuestros municipios, en el casco urbano, hemos encontrado fórmulas para ayudarles. No es sólo el ladrillo el que se necesita, sino mercados, ropa usada en buen estado, sillas de ruedas, tarros de leche, ventanas, camas y utensilios de cocina, por ejemplo”, agregó Bernardino Filauri de Ovindoli.

Las ladrilleras Tablegres, Gredos y Ovíndoli pertenecen al Parque Minero Industrial de Cogua y participan también las diferentes actividades de la Fundación Ladrilleros de Cogua.

Cifras del grupo Ladrillo Verde

‫Compartir

Deja un comentario