La victoria de Cajicá sobre Camacol que puede remecer la Sabana

353
0
‫Compartir
Un año después de que Camacol demandó al alcalde de Cajicá, Orlando Díaz, porque éste suspendió la expedición de licencias de construcción en su municipio, él ganó el pleito en primera instancia.
 
Orlando Díaz, alcalde de Cajicá, y Sandra Forero, presidenta de Camacol.
 

 Cajicá | Tomado de la Silla Vacía | Por Carlos Hernández Osorio, La Silla Cachaca| La Región desde los Medios | Judiciales |
Y con eso se sienta un precedente que puede darles confianza a otros alcaldes para hacer lo mismo, mientras los constructores, aunque apelaron el fallo, se preocupan por su futuro en la Sabana, donde se han beneficiado de una especie de boom en los últimos años, entre otras, por las dificultades para construir en Bogotá.

La pelea

En marzo de 2016, el alcalde de Cajicá decretó la suspensión por nueve meses de licencias de construcción de edificios para más de 10 viviendas y que superaran los tres pisos, con lo que detuvo 30 proyectos a constructoras grandes como Arquitectura y Concreto, Amarilo, Oikos y GMS.

A eso se sumaba que su antecesor, el conservador Óscar Mauricio Bejarano, había aprobado el 30 de diciembre de 2015, un día antes de dejar el cargo, tres planes parciales para construir 30 mil viviendas. Aunque eso no implicó la aprobación de licencias, sí significaba darle vía libre a que llegaran a Cajicá en los próximos años 100 mil habitantes adicionales a los 80 mil que tiene.

La razón principal de Díaz para tomar la decisión fue que el crecimiento de su municipio con esa demanda de casas sería insostenible porque la Alcaldía no podría garantizar el suministro futuro de agua (que en algunas zonas del municipio ya presenta dificultades porque no es continuo), y menos el servicio de alcantarillado.

Cajicá, de hecho, no tiene una fuente propia para su acueducto, y es el segundo municipio, después de Chía, que más le compra agua a Bogotá.

Pero apenas suspendió las licencias, a Díaz se le fueron encima el Ministerio de Vivienda y Camacol.

El Ministro entonces era Luis Felipe Henao, que en medios amenazó con denunciarlo porque, a su juicio, el Alcalde no podía tomar esa decisión; y cuestionó que así se afectaban los esfuerzos del Gobierno para darle casa a la clase media y confianza a los constructores.

Pero fue Camacol, el gremio de los constructores, el que demandó al Alcalde en agosto de 2016, pidiéndole a un juez que tumbara el decreto porque, como Henao, consideraba que Díaz no podía suspender las licencias por lo que decía Henao y porque afectaba los derechos adquiridos de los constructores.

Hace un mes, sin embargo, en un fallo de primera instancia que conoció La Silla Cachaca, el Alcalde ganó el primer round.

El juez concluyó que Díaz podía suspender las licencias de manera preventiva, y que mientras demostró la incapacidad del municipio para garantizar el suministro de agua en un futuro, Camacol “no logró aportar prueba siquiera sumaria que haga pensar lo contrario”.

De confirmarse el fallo, se sentará un precedente que puede mover los cimientos de la expansión de la Sabana de Bogotá.

Las implicaciones

Después de los nueve meses de suspensión de las 30 licencias, el Alcalde de Cajicá terminó negando 6 y aprobando 11. En estudio siguen 7 y los dueños de otras 6 desistieron.

Desde hace un año, el Ministerio de Vivenda y Camacol (en donde le dijeron a La Silla que no estaban disponibles para dar declaraciones para esta historia) se quejaron de que casos como el de Cajicá podrían desencadenar un efecto dominó y afectar las cifras del sector, que para entonces reportó la disminución del área licenciada en todo el país.

Sandra Forero, presidenta de Camacol, incluso advirtió que otros municipios de Cundinamarca, Santander y Antioquia podrían seguir ese ejemplo.

En Cundinamarca, hasta ahora, no hay un caso similar que haya afectado tantos proyectos, aunque los alcaldes de Zipaquirá, Luis Alfonso Rodríguez, y de Cota, Carlos Moreno, han suspendido temporalmente la expedición de licencias, por menos tiempo que en Cajicá.

Los alcaldes de la Sabana Centro (Chía, Cogua, Cota, Gachancipá, Nemocón, Sopó, Tenjo, Tabio, Tocancipá y Zipaquirá), de todas formas, dejaron como precedente el respaldo a su colega de Cajicá en una carta que le enviaron a Luis Felipe Henao cuando se fue contra ese alcalde, en la que se referían a “la compleja situación que nos exige tomar medidas inmediatas para garantizar la sostenibilidad y estabilidad de nuestros territorios” en los cuales consideran se ha dado un desarrollo desordenado.

A eso se suma que Díaz, el alcalde de Cajicá, puso entre sus motivaciones para suspender las licencias las presuntas fallas en la modificación del POT que hizo Bejarano, su antecesor, que cambió en varias zonas el uso del suelo, lo que benefició a varios particulares. Éste, de hecho, aparece en las denuncias que el senador Carlos Fernando Galán, de Cambio Radical, ha hecho sobre ese fenómeno en la Sabana, por lo que la Fiscalía y la Procuraduría investigan el caso.

Por eso el Alcalde de Cajicá tomó el fallo a su favor como un precedente para la autonomía de los municipios en una zona de tanto interés para los constructores.

La puerta queda abierta para que otros, con el respaldo de los jueces, hagan lo mismo.

Lea el fallo completo en este link:
http://lasillavacia.com/silla-cachaca/la-victoria-de-cajica-sobre-camacol-que-puede-remecer-la-sabana-62562

 

‫Compartir

Deja un comentario