“No hay riesgo por contaminación de fuentes hídricas en La Calera, Sopó y Tocancipá”, dijo gobernador Jorge Rey

693
0
‫Compartir

Informaciones encontradas entregaron hoy la gobernación de Cundinamarca y la CAR de la emergencia ambiental que se presentó ayer en la Calera, y en la que al parecer se contaminaron las fuentes hídricas de varios acueductos veredales de la región, causando zozobra y nerviosismo entre la gente.

Región | Redacción EPDC | Medio Ambiente |
Pese a lo grave de la emergencia El gobernador de Cundinamarca, Jorge Emilio Rey, dijo en comunicado oficial emitido este miércoles 19 de mayo a las 12 del día, que “no hay riesgo por contaminación de fuentes hídricas que puedan afectar la salud de los habitantes de La Calera, Sopó y Tocancipá, luego de la intoxicación masiva por agroquímicos ocurrida en la finca Los Pijaos, de la vereda San Rafael, en La Calera, que dejó como saldo una persona fallecida y 19 afectados, entre labriegos y personal médico”.

Quince minutos después La CAR, emite su propio comunicado diciendo todo lo contrario al afirmar que la entidad logró establecer que la fuente hídrica afectada es la quebrada La Nutria, que surte a la quebrada Aguas Claras, donde se ubican los acueductos veredales de Aguas Claras, La Nutria, San Lorenzo y Progresar. Acueducto este último que atiende a buena parte de la población de la vereda Yerbabuena del municipio de Chía.

La incongruencia informativa generó zozobra entre las comunidades posiblemente afectadas particularmente entre la comunidad de Yerbabuena que buscó al el Periódico de Chía tratando de saber si la contaminación del agua en la Calera llegaba hasta su acueducto como lo dijo la CAR.

El periódico por su parte logró establecer contacto con la Subgerente Administrativa de Progresar, ingeniera Natalia Triana, quien indicó a este medio que desde el momento en que se declaró la emergencia sanitaria ambiental en la Calera, ellos se desconectaron y dejaron de captar agua de la quebrada Teusacá, que es la fuente hídrica de donde se abastecen y no las quebradas La Nutria y Aguas Claras, como afirma la CAR en su comunicado. Igualmente manifestó que están haciendo un monitoreo permante del agua y tomando muestras de la misma cada hora.

De otra parte Emilce Alvarado de la comunidad de Yerbabuena, comentó que el suministro de agua se ha mantenido normal al parecer con los tanques de reserva, que fue la noticia de que el acueducto de Progresar estuviera afectado por la contaminación lo que causo nerviosismo y revuelo entre los vecinos que se enteraron del hecho.

En dialogo con la ingeniera, Triana ella sugirió establecer contacto con Enrique Baena, Gerente de Progresar, quien aseguró ha hecho parte de todo del equipo desde que se produjo la crisis. Sin embargo no fue posible la comunicación con él, ni con el Secretario de Medio Ambiente de Chía, ni con el director del Centro Regulador de Urgencias y Emergencias (CRUE), Carlos Arturo María Julio.

Al respecto el comunicado de la CAR

Como respuesta a la emergencia ambiental declarada por la Gobernación de Cundinamarca el pasado 18 de mayo como consecuencia de un episodio de mal manejo de pesticidas en cultivos de papa ubicados en la Vereda San Rafael en la finca los Pijaos en el sector los Trinos en el municipio de la Calera, la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca – CAR logró establecer que la fuente hídrica afectada es la quebrada La Nutria, que surte a la quebrada Aguas Claras, donde se ubican los acueductos veredales de Aguas Claras, La Nutria, San Lorenzo y Progresar.

Los hechos se presentaron cuando los campesinos cultivadores de papa, hicieron una mezcla de los agroquímicos (dithane, curaxil m8, curzate y pegal), sin protección alguna, contaminado todo a su alrededor hecho que generó la crisis que dejo una víctima fatal y cuatro más intoxicados.

Teniendo en cuenta que cerca al cultivo existe una fuente hídrica, se solicitó se declarara alerta sanitaria y se sellaran las bocatomas aguas abajo de los cultivos para evitar más incidentes, mientras se obtienen los resultados de las muestras tomadas por personal de la CAR que están siendo analizadas en el Laboratorio Ambiental de la entidad, con el fin de esclarecer si hay más presencia de compuestos tóxicos en la zona que puedan poner en riesgo la salud de la comunidad que utiliza en agua de esta fuente hídrica.

Además, de los cinco afectados, 19 personas entre auxiliares, médicos y pacientes de la Clínica ESIMED La Calera, lugar al que fueron trasladados los campesinos, resultaron intoxicados presentando los mismos síntomas.

Ante el hecho, la CAR hace un llamado a todos los agricultores de Cundinamarca y el país, para que hagan un uso responsable de los productos químicos que tienen efectos negativos comprobados en la salud Humana, y promueve el uso de productos limpios con el ambiente para los procesos de cultivo y producción de alimentos.

Sin embargo, y como es de conocimiento de la Corporación los grandes cultivos de la región utilizan químicos y por lo que la entidad recomienda que la aplicación, compra, traslado, transporte, almacenamiento y disposición de los agroquímicos, se haga con toda la protección, capacitación y el manejo debido, para evitar que se vuelvan a presentar hechos lamentables como los registrados en el día de ayer en La Calera que dejó víctimas humanas y contaminación de fuentes hídricas poniendo en riesgo a toda una comunidad.

Dentro de las recomendaciones, la CAR promueve el uso de los elementos de protección tales como guantes, gafas, overoles, botas, el almacenamiento de los productos en lugares seguros, evitando que sean transvasados, manteniéndolos bien tapados evitando a toda costa utilizar los recipientes para otros usos como carga de agua y leche entre otros.

De igual manera, la Autoridad Ambiental, anunció que se estará trabajando de la mano de las autoridades departamentales y municipales para llevar a cabo el plan de contingencia que permita controlar la emergencia por el derramamiento de químicos en las fuentes hídricas informado a la comunidad el hecho.

 

‫Compartir

Deja un comentario