Estos son los principales crímenes ambientales que se cometen en Colombia

49
0
‫Compartir

Homicidios a activistas ambientales, tráfico de fauna silvestre, deforestación y minería ilegal, son el cáncer que está matando al ambiente, según reveló un informe publicado por la Universidad Antonio Nariño.

| Nación | Prensa Universidad Antonio Nariño | Medio Ambiente |
Colombia ocupa el cuarto lugar en el mundo en el ranking de países en el que se cometen más homicidios a activistas ambientales, así lo revela un reciente informe de la Universidad Antonio Nariño (UAN).

En el país se presentaron treinta y siete casos el año pasado, en donde el 40% las víctimas pertenecía a comunidades indígenas. Brasil, Perú, Honduras, India y Filipinas, son las otras naciones en las que más personas fueron asesinadas en 2016 por defender la tierra.

“Los homicidios registrados en el país alcanzaron un máximo histórico el año pasado, debido a que las áreas que previamente estaban bajo control guerrillero ahora son observadas con codicia por compañías extractivas y paramilitares”, afirma Andrea Beltrán, profesora investigadora de la Facultad de Derecho de la UAN.

A nivel internacional –señala el informe–, entre 2002 y 2014, en treinta y cinco países fueron asesinados 1.024 activistas ambientales. Beltrán advierte que pueden ser más, pero estos son solo los casos documentados por las autoridades, según la Asociación Global Witness.

Estos crímenes principalmente son cometidos por agentes del Estado, personas al servicio de la seguridad privada y grupos de paramilitares.

Otras cifras evidencian que por lo menos cuatro personas fueron asesinadas cada semana el año pasado por proteger la tierra, bosques y ríos de las empresas mineras, madereras y agrícolas. “Al menos doscientos homicidios se cometieron en 2016, mientras que en 2015 se presentaron ciento ochenta y cinco casos, evidenciando que esta actividad criminal va en aumento”, agrega Beltrán.

América Latina se mantiene como la región más afectada, con el 60% de las muertes.

La minería es la industria más comprometida, con al menos treinta y tres asesinatos vinculados a este sector. Los homicidios vinculados a las empresas madereras aumentaron de quince a veintitrés en 2016, mientras que se presentaron veintitrés crímenes relacionados con proyectos de agronegocios.

Lo más escalofriante de este delito, es que tiene un índice de impunidad del 99% ya que solo en el 1% de los casos se ha sido juzgado a los responsables, quienes han sido castigados por el sistema legal.

Tráfico de fauna silvestre: mil doscientas especies son recuperadas cada mes en Colombia

 

Según las autoridades internacionales, este delito está generando unos 25.000 millones de dólares cada año en el mundo que quedan en manos de redes transnacionales.

Solo en 2014, la WWF evidenció la reducción del 52% de más de diez mil especies de animales en los últimos cuarenta años como consecuencia de esta práctica criminal. Entre los tipos de animales más afectados por esta problemática sobresalen los anfibios, los arácnidos (arañas), coleópteros (insectos de más 375.000 especies), reptiles, mamíferos y aves.

Según el informe, este tráfico produjo ganancias, entre 2013 y 2015, por más de 22 billones de dólares al año, lo que lo ubica al mismo nivel del tráfico de armas, drogas y de personas.

“En Colombia, en los últimos años, de acuerdo con las cifras oficiales de la policía y luego de los resultados arrojados en capturas hechas en diferentes operativos en contra de esta modalidad criminal, en 2014 se recuperaron ochenta y siete animales silvestres en promedio por día y ciento noventa y cinco en 2015. La cifra global de aprehensión de animales en un mes puede llegar hasta las mil doscientas especies”, dice Beltrán.

Las temporadas más críticas en los que se desarrolla esta actividad criminal están entre enero y febrero (cuando las personas durante sus vacaciones se movilizan por las vías del país y les ofrecen las especies) y en marzo o abril (por Semana Santa).

Una de las especies que más atrae a los traficantes es la rana dorada, considerado el vertebrado más mortífero del mundo. Su veneno se usa en Europa para el tratamiento del cáncer. Con él se les alivian a los pacientes terminales los fuertes dolores. “Un solo gramo de este veneno puede llegar a costar en el mercado negro europeo hasta $4 millones”, agrega la experta.

Por regiones o departamentos, se ha detectado la movilización ilegal de mamíferos, aves y reptiles en el Amazonas, Meta, Cundinamarca, Casanare, Caquetá y Huila. También se tiene en la mira a Chocó, Antioquia, Atlántico, Nariño y Valle del Cauca. El principal destino de este tráfico es Bogotá.

En Colombia es muy usual el consumo de tortugas en Semana Santa; o medicamentos “alternativos” que a base de creencias se les otorga poderes curativos, tal es el caso de la sangre de halcón que dicen funciona como estimulante sexual; el cuerno de rinoceronte, al cual se le atribuye propiedades afrodisiacas; o la aleta de tiburón, que aseguran puede curar el cáncer.

Deforestación: Hay más 178.500 hectáreas arrasadas en todo el país

Según el informe, que consultó datos recientes del Ideam, este fenómeno en Colombia aumentó un 44% en los últimos dos años, pasando de 124.035 hectáreas en 2015 a 178.597 en 2016.

Las principales causas de esta actividad se deben al acaparamiento de tierras (45%), cultivos ilícitos (22%), infraestructura (10%), incendios forestales (8%), ganadería extensiva (8%) y minería (7%).

Caquetá, Chocó, Meta, Antioquia, Norte de Santander, Guaviare y Putumayo son los departamentos más afectados por esta problemática ambiental.

Por regiones, la Amazonia cuenta con la superficie más deforestada con 70.074 hectáreas (ha) en 2016; le sigue, la Región Andina, con 45.606 ha; Pacífico, 29.009 ha; Caribe, 24.509 ha; y Orinoquia, 9.398 ha.

Entre los principales impactos que se le atribuyen a esta mala práctica ambiental, sobresalen: la pérdida de la biodiversidad, la afectación de las comunidades indígenas, el cambio climático y la pérdida de símbolos y creencias por la desaparición de los bosques, entre otros efectos negativos.

Minería ilegal: Un negocio que deja pérdidas de USD 2.000 millones al año

Al menos $6 billones es lo que dejan de recibir las regiones del país en regalías cada año como consecuencia de esta actividad ilícita.

Documentos consultados de la Contraloría General de Nación evidencian un estimado en pérdidas para el Estado por más de 2.000 millones de dólares cada año, es decir, unos 5,5 millones de dólares cada día por culpa de este negocio.

En el Chocó, según un reciente informe de la Oficina de Naciones Unidas para la Droga y el Delito, la presencia de dragas creció entre 2012 y 2013 en 184%. Y ese departamento, junto con Antioquia, tiene el 79% de las 78.939 hectáreas arrasadas por la minería ilegal en los últimos años.

Nechí, en Antioquia, es el municipio que más minería ilegal tiene, con 8% del área afectada a nivel nacional. Allí el daño ambiental puede ser irrecuperable.

Los controles de las autoridades no se han hecho esperar. En el primer semestre del año se realizaron trescientas cuatro operaciones donde se destruyeron más de trescientas retroexcavadoras, se capturaron más de mil personas y se intervinieron un número similar de minas.

Las zonas en las que actualmente se concentran los operativos están en el sur de Bolívar, Antioquía, Chocho y Nariño.

Otros datos del informe revelan que el 80% de las violaciones de derechos humanos que ocurren en Colombia se presentan principalmente en los municipios donde hay actividad minera, legal o ilegal. Que el 87% de los desplazados ocurren en estas regiones y que el 89% de las violaciones más graves a los derechos humanos que afectan directamente a las comunidades indígenas ocurren en estos territorios donde hace presencia este negocio criminal.

‫Compartir

Deja un comentario