EU interviene en Venezuela “porque es nuestra región”: Pompeo

209
0
‫Compartir

“No queremos que esto sea un Estado títere cubano en Venezuela”, declaró el secretario de Estado.  afirmó que además de la preocupación estadounidense por la “enorme crisis humanitaria” en Venezuela, “tenemos intereses de seguridad también.

secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo. Foto Ap

Mundo | Tomado de la Jornada Maya, Por David Brooks | Política |
 El gobierno de Donald Trump afirmó que el hemisferio occidental es ‘nuestra región’ y que ello justifica su política de cambio de régimen de Venezuela, mientras que el representante especial de Trump para Venezuela viajará para “apoyar la entrega” de la asistencia estadounidense programada para el sábado en la frontera de Colombia y el vicepresidente viajará a Colombia el lunes para declarar que es hora de cambiar el régimen de Venezuela.

El secretario de Estado, Mike Pompeo, afirmó que además de la preocupación estadunidense por la “enorme crisis humanitaria” en Venezuela, “tenemos intereses de seguridad también. Ésta es nuestra región. No queremos que esto sea un Estado títere cubano en Venezuela”, declaró en una entrevista con un programa matutino de NBC.

Agregó que “hay muchos intereses estadunidenses” en Venezuela y que el presidente Trump está determinado en proteger al pueblo estadounidense y proveer asistencia humanitaria a esta crisis real”. Indicó que este fin de semana “nosotros intentaremos entregar” cientos de toneladas de asistencia que “el pueblo estadounidense, nuestros contribuyentes de impuestos, generosamente han pagado” (aunque no mencionó si se le preguntó a ese pueblo si deseaba ofrecer esto).

La Casa Blanca anunció que el vicepresidente Mike Pence viajará a Colombia el lunes para reunirse con los 14 integrantes del llamado Grupo Lima donde se enfocará en la crisis en Venezuela “para definir pasos concretos de apoyo al pueblo venezolano y una transición a la democracia”. Altos funcionarios del gobierno de Trump indicaron a McClatchy y a otros medios que Pence declarará en ese momento que “es hora de que Nicolás Maduro se haga a un lado”.

A la vez, el Departamento de Estado anunció que Elliott Abrams, representante especial para Venezuela -quien fue condenado penalmente por mentir al Congreso durante el escándalo de Irán-contra en los ochenta, encubrió la masacre de El Mozote entre otras violaciones de derechos humanos en Centroamérica y quien ayudó a impulsar el fallido golpe de Estado en Venezuela en 2002- viajará a la base aérea militar de Homestead en Florida y de ahí a Cúcuta, Colombia, el 21 y 22 de febrero “para apoyar la entrega de asistencia humanitaria a la gente más vulnerable en Venezuela en respuesta a la solicitud del presidente interino [Juan] Guaidó”.

Abrams, agregó el comunicado, “encabezará la delegación del gobierno estadounidense” que acompañará el envío de asistencia desde Florida a Colombia por aviones militares, y donde se verá con el presidente colombiano y delegaciones de otros países.

A lo largo de las últimas semanas, Trump y su equipo, junto con legisladores claves que han promovido esta operación de cambio de régimen, han dejado ambigüo si están o no preparando el uso de fuerza militar en la confrontación con el gobierno de Maduro. Cuando se les ha preguntado sobre el uso de fuerza, han repetido que “todas las opciones están sobre la mesa”.

El miércoles, el almirante Craig Faller, jefe del Comando Sur de Estados Unidos, encargado de operaciones militares en Sudamérica y el Caribe, dijo que aunque el gobierno estadounidense está buscando una “solución diplomática” y que “la única invasión que existe ahora es la de los cubanos y rusos que están apoyando al régimen” de Nicolás Maduro, “nuestra obligación como militares profesionales es estar listos”. 

Por otro lado, Washington sigue apostando por la disidencia y hasta rebelión de los militares contra el gobierno de Maduro en vísperas de la confrontación programada para el sábado, cuando el “presidente interino” bautizado por el gobierno de Trump llamó por la entrega de asistencia estadounidense en una maniobra coordinada con el régimen estadounidense.

El New York Times reportó hoy que en una entrevista exclusiva, Hugo Carvajal, el ex jefe de inteligencia militar de Venezuela hasta 2012 y actual diputado del partido chavista, denunció a Maduro como “dictador” rodeado de un grupo de “corruptos” ligados con el narcotráfico y a Hezbollah, pidió a los oficiales militares romper con su jefe antes de este sábado para apoyar el ingreso de la ayuda “humanitaria” y respaldar a la oposición.

El rotativo señala que lo de Carvajal es parte de “una ola de deserciones” de funcionarios y oficiales militares del gobierno y la presión sobre el presidente a sólo tres días de “la posible confrontación por el paso de la ayuda humanitaria en la frontera con Colombia”.

El propio Carvajal, reportó el rotativo, también ha sido acusado de participación en el narcotráfico por autoridades estadounidenses.

Por ello, algunos observadores comentaron que sus declaraciones al Times en esta coyuntura parecerían ser parte de un acuerdo de denunciar a su gobierno a cambio de algo.

Por otro lado, activistas antiguerra de Código Rosa irrumpieron en una conferencia de prensa convocada por el autoproclamado embajador venezolano del ‘interino’ Guaidó en Washington, Carlos Vecchio. Medea Benjamin, cofundadora de la agrupación, subió al podio y declaró que “esta gente son un fraude, no representan al pueblo venezolano, están representando un golpe orquestado por Estados Unidos… esta gente aquí quiere llevar a Venezuela en un camino hacia la guerra civil e intervención estadunidense”. Una colega la acompañó con una pancarta: “No al golpe en Venezuela”.

‫Compartir

Deja un comentario