Mejor turismo que extractivismo

‫Compartir

 Por: José Alfonso Valbuena Leguízamo, Columnista EPDC, vallejal@gmail.com
 

Las cifras nos hablan de un aumento representativo de turistas que llegan a Colombia y la consecuente captación de divisas que se obtienen por esta actividad económica. La explicación más evidente que se ha dado para entender este incremento en el turismo ha sido el atractivo que siempre ha tenido el país, ahora con mayores condiciones de seguridad para el extranjero luego del proceso de paz con la guerrilla de las Farc.

Se informa que por concepto de turismo ingresaron más de 6.000 millones de dólares (cerca de veinte billones de pesos) por divisas el año pasado. Esta actividad económica se ha convertido en la segunda generadora de divisas para el país después del sector minero-energético. Quisiéramos que el turismo sostenible ocupara el primer puesto y que las actividades de explotación minera y petrolera se redujeran sustancialmente en favor del medio ambiente.

Pero el turismo corresponde a diferentes lógicas. De un lado está el turismo tradicional masivo, consumista y depredador, para el cual no es trascendental la sostenibilidad ambiental. De otro lado se encuentra el turismo alternativo, mediante el cual se puede lograr desarrollo local sostenible. Dentro del esquema de turismo alternativo, se presenta el turismo de naturaleza que debería obtener nuestro apoyo, siempre y cuando se cumpla con los siguientes criterios: 1) que las comunidades en los territorios en que se desarrolle la actividad turística sean las directamente beneficiadas; 2) que los emprendimientos de los habitantes locales sean priorizados y reciban apoyo de las entidades estatales 3) que se garantice la protección del patrimonio cultural, natural y paisajístico de las localidades; 4) que tanto turistas como prestadores de los servicios sean capacitados en cuidado ambiental; 5) que se reafirme la identidad y la cultura nativa; 6) que se atienda a la capacidad de carga definida (el número máximo de personas para el aprovechamiento turístico que asegure una máxima satisfacción a los visitantes y una mínima repercusión sobre los recursos naturales y culturales).

Con lo dicho se estaría siendo consecuente con el espíritu conservacionista consignado en instrumentos internacionales relacionados con el turismo, como la Carta del Turismo Sostenible de 1995, que articula los proyectos turísticos con la viabilidad ecológica y económica y la equidad ética y social de las comunidades locales; y en la misma dirección el Código Ético Mundial para el Turismo de 2009 que vela por la protección del patrimonio natural; y la Carta Mundial de Turismo Sostenible +20 comunicada en 2015, en la que se acuerda que el turismo debe convertirse en un instrumento de paz y tolerancia que preserve los tesoros actuales para las generaciones futuras.

Así pensado, el turismo de naturaleza se convierte en una opción responsable, sostenible y alternativa al turismo masivo, mediante la que se puede ofertar el turismo “en” la naturaleza, como el agroturismo; el turismo “sobre” la naturaleza, como el acuaturismo; y el turismo “por” la naturaleza, como el ecoturismo.

Por último, para que los emprendimientos locales cuenten con personal calificado en la prestación de servicios, y sean los mismos pobladores de los territorios quienes los ejecuten, el apoyo gubernamental debería ser efectivo. Se podrían ofrecer becas a la población rural para la formación en turismo, aprovechando que se cuenta con una amplia oferta académica.

De acuerdo con la información del Ministerio de Educación Nacional, actualmente hay diez programas técnicos profesionales, diecinueve programas tecnológicos, siete especializaciones tecnológicas, diecinueve programas universitarios, seis especializaciones universitarias y una maestría, relacionados con algún de los siguientes temas: hotelería y turismo, turismo sostenible, turismo rural, turismo ecológico, turismo de salud y bienestar, turismo de aventura y agroturismo. El Sena en dieciocho municipios del país ofrece programas tecnológicos en guianza turística o en gestión de destinos turísticos; y dos especializaciones tecnológicas, en diseño de proyectos turísticos y en gestión del ecoturismo.

¿Se considerará incorporar estos temas en la agenda de Sabana Centro y en su Red de Turismo?

‫Compartir

Deja un comentario